¿Qué tan estratégica es tener una buena red de contactos para tu carrera? - Lideditorialcolombia

¿Qué tan estratégica es tener una buena red de contactos para tu carrera?

Contacto mata Currículo” indicaba la nota de un meme que recibí recientemente. Cuando lo leí, se me vino a la cabeza un buen amigo de la universidad quien, sin ser el más destacado académicamente, se caracterizaba por la gran empatía que establecía con la gente gracias a su vocación de servicio, su intensa actividad social y su cercanía con personas de áreas e intereses diferentes. Toda esta actividad la desarrollaba de manera natural y sincera, mientras que los demás nos encontrábamos embebidos en los libros, tratando de obtener las mejores calificaciones posibles. 

Lo interesante es que al final de nuestros estudios en la universidad y gracias a la cercanía que tuvo con algunos de nuestros maestros, fue el primero de todos nosotros en acceder a un excelente trabajo, bien remunerado y en una de las organizaciones a las cuales más añorábamos ingresar como recién graduados.

Esta historia tiene un factor común que se ha repetido a lo largo de su vida profesional y lo cual le ha dado una notoria visibilidad, inclusive en medios de comunicación masivos: el networking estratégico que ha adelantado durante toda su vida, el cual ha partido de su notable vocación de servicio a los demás.

Cómo en este caso, a lo largo de mi carrera he podido evidenciar muchos otros similares con los cuales me tropezaba cuando estaba optando por alguna vacante que era de interés para mí y que terminaba perdiéndolas porque alguién, de manera anticipada, las había conocido y había hecho el suficiente networking para hacerse visible y quedarse con alguna de ellas. Además hay que tener en cuenta, que hoy en día existen muchas oportunidades laborales que ni siquiera son socializadas.

El networking estratégico representa el conjunto de actividades conducentes a desarrollar redes de influencia y de contactos en busca de lograr asociaciones y colaboraciones productivas que beneficien a todas las partes involucradas. Cómo muchos erróneamente creen, no tiene como objetivo principal conseguir trabajo u obtener un favor de alguién, aunque estos resultados pueden ser consecuencia de una construcción de redes sólida.

Reconozco que hay muchas personas que son indiferentes a estas actividades, pero la investigaciones adelantadas por las neurociencias nos han dado evidencias de que nuestro cerebro tiene zonas directamente influenciadas por las interacciones sociales. Según un artículo publicado por Harvard Health titulado “The Health Benefits of Strong Relationships” diversos estudios realizados a nivel cerebral muestran que las conexiones sociales no solo nos dan placer, sino que también hace que las personas sean más felices, tengan menos problemas de salud y vivan más tiempo.

Tener una red de influencia y de contactos de valor es algo que toma tiempo y requiere una aproximación estratégica. Lamentablemente no muchas personas se preocupan por desarrollar estas redes en su día a día y sólo lo ven necesario cuando pierden su trabajo, o cuando requieren el apoyo de alguien. Lamentablemente, en ese momento, ya puede ser muy tarde. 

En el capítulo 12 de mi libro “Tu marca personal en acción” incluyo un ejercicio titulado “test de networking” que podría ayudarte a evaluar el grado en el cual se encuentra tu gestión estratégica de redes de valor y adicionalmente te podría facilitar la definición de estrategias y acciones para avanzar en esta tarea.

De mi experiencia profesional te quiero dejar estas cinco recomendaciones que resumo en la siguiente infografía y que te puede ayudar a ti o a tu emprendimiento para realizar una gestión estratégica de tu red de contactos:

No hay texto alternativo para esta imagen

1.- Prepárate: ¿Cómo te vas a presentar cuando conozcas a algún contacto estratégico nuevo para no convertirte en una persona más de su larga lista de contactos? ¿Qué huella quieres dejar? ¿Cómo quieres que te recuerden? Imagínate que estas parado al frente de una persona que te podría ayudar a potenciar tu carrera, o seguramente ya ha pasado y no lo sabes. Entonces prepárate para ese momento.

 Hay dos tareas que deberías preparar previamente antes de que ese momento llegue:

-Prepara y ensaya tu discurso de elevador (Elevator pitch). En mi libro encontrarás una metodología sencilla para prepararlo y practicarlo para que te resulte natural. Así mismo en Youtube vas a encontrar suficientes videos con consejos, de cómo podrías armarlo.

-Ten a la mano tus tarjetas de presentación “personales”. En estas muestras tu área de experiencia, tu oferta de valor y cómo te podrían encontrar. En mi caso particular yo incluyo adicionalmente un código QR que lleva a un breve video de resumen con mis logros profesionales.

 2.- Actívate ya: Es esencial que te encargues de desarrollar tu red de manera estratégica, antes de que llegues a necesitarla. Aprovecha cada oportunidad de tu día a día para conocer personas nuevas, para reactivar contactos de los que hace tiempo no tienes noticias o de agradecerle a alguien por apoyarte en algún tema. Si aún no has empezado, inicia ya. 

 Usualmente recibo correos “en frío” de exalumnos o de personas que conocí años atrás enviándome su currículo para que les ayude a conseguir trabajo, lo cual termina activando mi amígdala y con ello mi instinto de huir o reaccionar. Es algo parecido a recibir una llamada en frío de un vendedor que no conoces y que el último día del mes necesita cerrar su plan ventas ofreciendote algo que no necesitas.

3.- Clasifica tus contactos: Organízalos según sus intereses y características comunes, así como según el grado de importancia que tienen para ti. No todos están en el mismo nivel y además es imposible mantener una relación cercana con todos. 

Antropólogos e investigadores coinciden en que nuestra capacidad humana para mantener relaciones sociales con personas está limitada en cuanto al número de contactos. En relación con esto, Judy Robinett en su libro “How to be a power connector: The 5+50+100 rule for turning your business network into profits”, reconoce, con base en algunas investigaciones, que el número de contactos con los que podemos cultivar una relación es de aproximadamente 150 personas. 

Ahora con el impacto de las redes sociales, nos estamos acostumbrado a escuchar que tener una buena red es tener un gran número de contactos, amigos o seguidores. En la práctica eso no indica nada si no los gestionamos adecuadamente ya que en el caso del networking estratégico la cantidad no es igual que la calidad.

Con la proliferación de contactos en nuestras diferentes redes sociales, herramientas como Nimble te pueden ayudar a clasificar y administrar los contactos de tus redes sociales para darles un mejor manejo y así poder identificar y gestionar aquellos que son claves en tu campo personal y profesional.

4.- Aporta valor

Patrick Henry, uno de los protagonistas de la Revolución Americana, decía: “¡Unidos resistimos, divididos caemos! Irónicamente Henry se derrubó y cayó en los brazos de los transeúntes luego de pronunciar esta frase. Leonard Mlodinow en su libro “Subliminal: How Your Unconscious Mind Rules Your Behavior”, nos recuerda la importancia de estar en sociedad como seres activos: “Una ventaja de pertenecer a una sociedad cohesionada en la que las personas se ayudan mutuamente es que el grupo suele estar mejor equipado que los individuos desconectados para hacer frente a las amenazas del exterior”.

La base de cualquier red estratégica es la reciprocidad, por lo tanto, es importante que siempre estés agregando valor a las personas que componen tu círculo de contactos, al menos a tu círculo estratégico. El valor es un concepto relativo y que depende de la percepción de tu audiencia, de ahí la importancia de tener clasificados a tus contactos para que puedas entender cómo dirigirte de manera empática al grupo que te interese y lograr que tus mensajes o propuestas tengan eco.

Aquí te presento algunos ejemplos de cómo podrías agregar valor a tu red:

-Conviértete en un puente para conectar a personas que tengan algún interés común.

-Aporta lo que sabes a través de consejos, contenidos o conferencias. Siempre habrá alguien interesado en aprender algo de ti, además es la mejor manera de hacerte visible para tu entorno.

-Comparte información que consideres relevante para tus grupos de contactos estratégicos.

-Colabora desinteresadamente ante los requerimientos de tu red. Por ejemplo, comparte las búsquedas de trabajo que las personas realizan en #LinkedIn, ya que siempre habrá alguién interesado en alguna de ellas.

 5.- Diversifica tu red: Busca tener conexiones con industrias diferentes a la que estas, y con diversidad de roles, intereses y generaciones. A veces allí encuentras soluciones que usualmente puedes colocar a tu mano o a la de tu propia empresa. Por ejemplo, según los estudios adelantados por el sociólogo Martín Ruef las compañías con redes sociales diversificadas promueven más la innovación casi tres veces más que las compañías con redes homogéneas.

Lo que comúnmente me encuentro en las organizaciones es que una porción representativa de los colaboradores se limitan a mantener relaciones laborales con las personas que interactúan en su día a día perdiendo de vista la exploración de otras áreas. En mi caso, gracias a la diversificación de contactos, pude contar en mi libro con testimonios de reconocidos comunicadores, presidentes de empresas, consultores, humoristas e inclusive magos, todos ellos con un factor común: su interés y disponibilidad de aportar y colaborar.

Los seminarios, la participación en grupos de apoyo, la academia, los eventos de tus hijos o familiares o la inclusión en tus redes sociales de perfiles diferentes, entre otros, representan excelentes escenarios para diversificar tus redes.

Adicionalmente fíjate objetivos a cada evento o reunión que asistas. A veces vamos a una reunión o encuentro porque “nos toca”, más no porque le veamos provechoso. Sin embargo, ese evento puede convertirse en una excelente oportunidad de conocer personas, de dar a conocer tu propuesta de valor y eventualmente de encontrar una oportunidad de negocios.

Sigue estos consejos que te ayudarán a identificar acciones que puedes iniciar inmediatamente, y ponte a trabajar desde ya para mejorar tu networking de manera estratégica, dejarlo para mañana puede ser muy tarde.

Autor: Fabián Ruíz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir

Más artículos

Apenas estoy comenzando…

Apenas estoy comenzando… Fueron las palabras de la actriz y cantante de 52 años y con 30 años de exitosa carrera profesional, al ser reconocida

Envíanos un mensaje