El pensamiento crítico transformador herramienta definitiva para la gestión del cambio - Lideditorialcolombia

El pensamiento crítico transformador herramienta definitiva para la gestión del cambio

  1. Creencias: En el mejor de los casos las que pertenecen a la antigua situación son limitantes e injustificadas, pero generalmente son perjudiciales o incompatibles para la nueva situación. Pueden ser mitigadas con un proceso de coaching pero estas son tan solo una parte del problema. La solución pasa por estar conectada con el resto de variables, con lo cual puede dar resultados parciales o útiles solo el corto plazo. Sin una convicción profunda los hábitos nos devuelven a la situación normal.
  2. Conocimientos: También pueden ser obsoletos o insuficientes y deben ser actualizados. No solo el conocimiento del know what sino del know how. La formación viene en ayuda de este aspecto. En cualquier caso como en el aspecto anterior, sin una convicción profunda el cambio nunca podrá ser completo. Los conocimientos por sí solos no nos permiten adaptarnos al cambio. Además la capacidad de aprendizaje se incrementa cuando existe una asunción sincera del cambio.
  3. Perspectivas: El punto desde donde se mira la situación y donde se sitúa el individuo, determina fuertemente la actitud y la capacidad de comprensión de la nueva situación. Este es un aspecto profundo y clave que no se puede solucionar sin el pensamiento crítico.
  4. Habilidades: Estas requieren no solo formación sino mentoría y entrenamiento. El pensamiento crítico transformador incluye todas las habilidades cognitivas y emocionales necesarias para prepararse a las nuevas situaciones, cambiando el marco de pensamiento.
  1. REFLEXIONAR. Esta fuerza nos permite desarrollar la habilidad del MEDITAR, en el sentido de la capacidad de poder hacer un balance de uno mismo, como punto de partida de un camino de emprendimiento. Requiere una voluntad de poder de querer hacer cosas y hacerse las preguntas clave del coaching. Es la habilidad del AUTOCONOCIMIENTO de la inteligencia emocional.
  2. EMPRENDER. Esta fuerza nos permite desarrollar la habilidad del MOTIVAR, en el significado de estar motivados o enfocados para la consecución de nuestro objetivo de emprendimiento. Debemos ser capaces de definirlo y tener la energía y la capacidad de conseguirlo, de no desviarnos, de no dejarnos traicionar en nuestro proyecto por las emociones excesivas buenas o malas. Además nos permite adoptar la actitud de cambiar cuando sea necesario y de inspirar a los demás. Esta es también una habilidad de la inteligencia emocional. Concretamente se trata del AUTOCONTROL que nos permite superar los miedos y los bloqueos.
  3. DUDAR. Esta fuerza nos permite desarrollar la habilidad del SOSPECHAR de manera positiva. De cuestionarse lo establecido. Todo empieza por una pregunta, por la capacidad de preguntar. Se trata de una habilidad de la inteligencia cognitiva. La resolución de los problemas empieza por las preguntas. Las buenas preguntas dan como resultado buenas respuestas.
  4. CRITICAR. Esta fuerza nos permite desarrollar la habilidad del PROBLEMATIZAR. Esta habilidad permite más allá de las dudas y de las preguntas, construir los argumentos de los problemas detectados mediante la duda. Creamos un problema donde no lo había o no se veía, pero lo hacemos constructivamente con un discurso de argumentos. Esta es la inteligencia emocional de la MOTIVACIÓN, del impulso. Aquí conseguimos la pasión en negativo de lo que será un nuevo constructo positivo.
  5. DIALOGAR. Esta fuerza nos permite desarrollar la habilidad de CUESTIONAR. Con la crítica preparamos nuestro argumentario para debatir con otros mediante el diálogo que no se trata solo de hacernos preguntas a nosotros mismos, sino a los demás y cuestionar sus respuestas. Es la habilidad de la inteligencia emocional de la EMPATÍA, esencial para el trabajo en equipo y para la comunicación eficaz.
  6. RAZONAR. Esta fuerza nos permite desarrollar la habilidad del ANALIZAR. Se trata de comprobar si las premisas y las inferencias son formalmente correctas. De investigar y comprobar los datos, de evitar los engaños y los sesgos tan peligrosos para cambiar de perspectiva. Es la habilidad cognitiva del razonamiento lógico-deductivo.
  7. COMPRENDER. Esta fuerza nos permite desarrollar la habilidad de INTERPRETAR. Es una habilidad cognitiva basada en la comprensión profunda de los textos o de las conversaciones en las que nuestros marcos mentales están inmersos. Se trata de entender en profundidad el significado de los discursos de los marcos mentales en los que estamos inscritos. Es la base para la adaptación a la adversidad y la resiliencia.
  8. SENTIR. Esta fuerza nos permite desarrollar la habilidad de JUZGAR. Tanto nuestra ética como el propósito vital o la felicidad está basada en esta capacidad. A pesar de las apariencias es una habilidad fuertemente relacional. La ética y la felicidad solo puede definirse con los otros y en función de los otros. Es una habilidad de la inteligencia emocional de la RELACIÓN SOCIAL.
  9. INNOVAR. Esta fuerza nos permite desarrollar la habilidad de DISEÑAR a nivel conceptual. Es la habilidad cognitiva divergente de la creatividad basada en la capacidad de la imaginación.
  10. ACTUAR. Esta fuerza nos permite desarrollar la habilidad de DECIDIR. Es la habilidad de la inteligencia emocional del AUTOCONTROL que permite la apertura al cambio mediante la gestión de las emociones para no equivocarse en las decisiones. Tomar decisiones basadas en probabilidades aunque parezcan contradecir el sentido común es totalmente necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir

Más artículos

Apenas estoy comenzando…

Apenas estoy comenzando… Fueron las palabras de la actriz y cantante de 52 años y con 30 años de exitosa carrera profesional, al ser reconocida

Envíanos un mensaje