¿Cómo ser escritor? - LID Editorial Colombia

¿Cómo ser escritor?

Eres un profesional o experto, llevas mucho tiempo recorriendo tu campo de interés, aprendiendo, desarrollándote y creciendo en él y ¿aún crees que no puedes ser escritor? Piénsalo un poco más antes de responder.  

Son muchas las razones por las cuales una persona de tu condición podría considerar escribir un libro. En primer lugar, compartir tu conocimiento y experiencia puede abrirte las puertas a un público más amplio, a establecerte como autoridad en tu campo, a potenciar tu carrera o a simplemente documentarla y cumplir el sueño de tener un libro de tu autoría. Seguramente, como persona especializada, no sólo tienes un gusto por la palabra en sí, vas más allá, eres un apasionado por el conocimiento, en darlo y recibirlo y ese, te podemos afirmar, es el primer llamado a la escritura.  

Como versado en un tema, no necesitas más que tu propia experiencia para comenzar a escribir, podrás llegar a pensar que otros hacen lo mismo que tú o que ya existen libros sobre el mismo tema. Sin embargo, debes recordar que tu propio conocimiento y tu propia experiencia te diferencian de otros escritores de tu campo. 

Al ser tu camino único e irrepetible, aportará factores con otras perspectivas e información valiosa que puede ser de gran interés tanto para profesionales de tu mismo campo como para lectores en general. Tu recorrido profesional habla por sí solo, tu éxito, tu crecimiento y la simple experiencia en tu campo es ya un indicador de que tu conocimiento merece ser compartido, así que, no dudes más de que puedes ser un escritor y sin titubear: ¡manos a la obra!  

¿Cómo empezar?, en primer lugar, aunque suene un poco obvio, solo se trata de tomar la decisión de hacerlo, sacúdete y enfréntate a la escritura. Puede que un día te sientas inspirado de repente, aprovecha esa sensación y aunque pueda ser inquietante, siéntate frente a la hoja en blanco. Debes encontrar las formas en las que siempre que puedas, escribir todo lo que se te venga en mente, por lo que cargar una libreta, utilizar el blog de notas de tu celular o un diario de escritor, puede llegar a ser muy útil.  

Sin embargo, llenarte de miles de notas puede llegar a ser devastador, por lo que tener una ruta que seguir es importante. Desde esta perspectiva, es vital empezar a organizarte, las ideas no se pueden quedar a la deriva, debes definir tu objetivo, y a pesar de que cuentas con un gran conocimiento y experiencia en el campo, no está de más hacer una investigación exhaustiva para asegurarse de estar actualizado con las últimas tendencias y actualizaciones sobre el tema que quieres tratar.  

También, puedes crear un plan donde incluya una introducción, desarrollo, conclusión e incluso un posible índice, esto te ayudará a tener una mejor guía para ir desplegando la escritura y que a la vez te anime a escribir regularmente.  

Para cumplir con lo anterior, puedes establecer un horario de escritura regular; en general, encuentra el momento en que más despierto, motivado y en calma te encuentres y disponlo para tu proyecto de escritura. Esto te mantendrá más enfocado y a avanzar de manera constante.  

¡No olvides la revisión y edición!, una vez que hayas terminado tu primer borrador, asegúrate de revisarlo y editarlo cuidadosamente. Puedes pedirle la opinión a un par de amigos, a colegas o mejor aún, un editor profesional y para eso estamos Lid Editorial.  

Como editorial poco convencional, sabemos que durante el camino te vas a cruzar por momentos de estrés, incertidumbre, desanimo y muchas dudas; porque este proceso no es tan fácil como parece y mucho menos será lineal. Nuestro índice diferenciador es que te acompañamos desde los primeros pasos de esta trayectoria hasta que logres culminar con este valioso proyecto satisfactoriamente. 

Autor: LID Editorial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir

Más artículos

Felipe Neri, párroco de Roma

Le quería con tierna locura; era su más estrecho colaborador, aquél a quien pensaba proponer como su sucesor. Por eso le desgarraba doblemente hacerle pasar

Teresa, la madre de los pobres

“Sé el cambio que quieres ver en el mundo.” En el tren se respiraba un ambiente cargado, casi asfixiante. O tal vez era la mezcla

Envíanos un mensaje