Aprende a entrar en flow y terminar tu lista de tareas - LID Editorial Colombia

Aprende a entrar en flow y terminar tu lista de tareas

¿Alguna vez has experimentado esos momentos en los que estás tan inmerso en una tarea que el tiempo parece detenerse?

Te sientes completamente enfocado, energizado y en control, y las palabras fluyen, las ideas surgen y las tareas se completan sin esfuerzo. Esa experiencia se conoce como “flow” o “flujo”, un estado de máxima productividad y satisfacción en el que estamos completamente absortos en lo que hacemos. Aprender a entrar en flow puede ser la clave para terminar tu lista de tareas y alcanzar un nivel de rendimiento excepcional.

Todos tenemos tareas menos motivantes, retadoras o emocionantes que queramos o no debemos realizar, pero cómo hacer para activar la dopamina y entrar ese maravilloso estado llamado FLOW en el que nos sumergimos en un momento de absorción total de la tarea, acompañado de un fuerte impulso que nos moviliza a avanzar con un enfoque láser y un gran disfrute en el proceso.

Y, sí, yo se que suena maravilloso pero como todo a nivel cerebral se trata de entrenar para poder lograrlo:

Paso 1: Establecer objetivos claros

Para entrar en flujo y completar tu lista de tareas, debes tener objetivos claros y específicos. Divide tus tareas en partes manejables y establece metas realistas para cada una. Esto te ayudará a mantenerte enfocado y te proporcionará una sensación de logro a medida que vayas completando cada tarea.

Paso 2: Eliminar distracciones

El flujo requiere una concentración profunda, por lo que es crucial eliminar todas las distracciones posibles. Apaga las notificaciones del teléfono, cierra las pestañas necesarias en tu navegador y crea un ambiente de trabajo tranquilo. Si es necesario, comunica a tus colegas o familiares que necesitas tiempo sin interrupciones para poder entrar en flujo.

Paso 3: Encuentra el equilibrio entre habilidades y desafíos

El flujo surge cuando el nivel de habilidad necesario para una tarea se equilibra con el nivel de desafío que presenta. Si la tarea es demasiado fácil en comparación con tus habilidades, te aburrirás y perderás interés. Por otro lado, si es demasiado difícil, te desnudarás abrumado y estresado. Identifica tareas que desafíen tus habilidades pero que todavía puedas enfrentar con confianza.

Paso 4: Sumérgete en la tarea

Una vez que hayas establecido tus objetivos, eliminado distracciones y encontrado el equilibrio entre habilidades y desafíos, es hora de sumergirte en la tarea. Concéntrate plenamente en lo que estás haciendo y deja que el mundo exterior desaparezca por un momento. Mantén tu mente en el presente y no te preocupes por el resultado final; en cambio, disfrute del proceso.

Paso 5: Disfruta del proceso

El flow no solo se trata de completar tareas, sino de disfrutar del camino para hacerlo. Aprecia cada paso, cada logro y cada desafío superado. Permítete disfrutar del sentido de progreso y la sensación de estar totalmente absorbido en lo que haces.

Paso 6: Aprende y mejora

El flow es un estado que puedes cultivar y desarrollar con el tiempo. A medida que practicas entrar en flujo con diferentes tareas, aprenderás más sobre ti mismo, tus habilidades y preferencias. Toma nota de lo que funciona mejor para ti y cómo te sientes cuando estás en flow. Usa este conocimiento para mejorar tu enfoque y productividad en el futuro.

Te animo a que practiques estos micro-pasos y cuentes en comentarios si te funcionaron.

Autora: Blanca Mery Sánchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir

Más artículos

Felipe Neri, párroco de Roma

Le quería con tierna locura; era su más estrecho colaborador, aquél a quien pensaba proponer como su sucesor. Por eso le desgarraba doblemente hacerle pasar

Teresa, la madre de los pobres

“Sé el cambio que quieres ver en el mundo.” En el tren se respiraba un ambiente cargado, casi asfixiante. O tal vez era la mezcla

Envíanos un mensaje