Marketing de Barbie: La máquina rosada - LID Editorial Colombia

Marketing de Barbie: La máquina rosada

Al menos que viviéramos en una isla desierta, no podríamos haber dejado de ver el fenómeno que ha tornado todo de color rosa. Incluso, cuando buscábamos el término en Google la pantalla se tornaba de este color.

Según el portal The Numbers, la película de Barbie ha sido el debut más exitoso del cine en este 2023, superando a Mario Bros y Spider-Man. La película, con un presupuesto de producción de USD 100.000, recaudó más de $356,222,044 en su estreno. Sin duda es un hito para la industria, y la cinta de la emblemática marca de Mattel nos ha dejado diversas lecciones de marketing.  A continuación, resumo cinco aprendizajes de la película:

1. El poder de una marca

La marca Barbie no es nueva y tiene reconocimiento global. Según Statista, su valor para 2023 era de USD 700 millones. La película capitalizó el “brand equity”, el valor y reconocimiento que una marca tiene para sus consumidores. Muchas personas crecieron con la muñeca de plástico de 29 centímetros llamada Barbie, y, con el tiempo, también con todo el universo que se creó a su alrededor. La película fue capaz de captar la atención y el afecto de quienes crecieron con la marca, así como quienes aún no la conocían o se declaraban indiferentes.

2. Marketing generacional

Es común ver en el cine familias vestidas de rosado viendo la película, fue capaz de atraer a diversas generaciones y unirlas en un evento compartido. La película fue capaz de romper estereotipos de género, llegando a diversos públicos. La primera muñeca fue lanzada en 1959 y, desde entonces, personas de diversas edades han crecido con ella. La nostalgia, o el sentimiento por ver hacia atrás, es un motivo para crear vínculos emocionales con los productos.

3. La importancia de las colaboraciones:

Uno de los elementos más visibilizados han sido las colaboraciones realizadas con otras marcas en el contexto del lanzamiento de la película. Por ejemplo: Burger King con su “pink burger” y la salsa rosa, la consola y los controles de Xbox, la casa de ensueño de Airbnb y el mismo Google como se indicaba al inicio de la columna. Se estima que se han hecho más de 100 partnerships con otras marcas.

4. Engagement y comunidad: 

Toda la estrategia fue apoyada en contenido de plataformas digitales. La presencia digital de la marca fue significativa. Los filtros en las redes sociales y las selfies de Barbie promovieron el contenido generado por el usuario (UGC por sus siglas en inglés), el fenómeno fue tal que hasta gobiernos de algunos países se unieron a la tendencia. Las plataformas permitieron conectar con un público diverso y multicultural alrededor del mundo.

5. Los motivos sociales son poderosos:

Muy ligado al anterior, los medios digitales hicieron que la difusión de la película fuera viral. Si algo es socialmente aceptado las personas tenderán a sumarse a la tendencia. No muchos se vestirían de rosa con sus amigos para ir al cine, pero este fenómeno hizo que nos sintiéramos parte de un movimiento, a la vez de motivarnos a compartir esos momentos en las redes sociales.

Autor: Mario Paredes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir

Más artículos

Felipe Neri, párroco de Roma

Le quería con tierna locura; era su más estrecho colaborador, aquél a quien pensaba proponer como su sucesor. Por eso le desgarraba doblemente hacerle pasar

Teresa, la madre de los pobres

“Sé el cambio que quieres ver en el mundo.” En el tren se respiraba un ambiente cargado, casi asfixiante. O tal vez era la mezcla

Envíanos un mensaje